Proceso de conservación y restauración de la colección numismática.

Una colección es el corazón de las actividades de un museo, por ello preservarla contribuye a la salvaguarda del patrimonio cultural de una nación.

La colección numismática del Banco de México cuenta con una diversidad y cantidad de piezas, en su mayoría nacionales que incluye monedas, medallas, billetes, especímenes y objetos vinculados a los medios de pago, fabricadas a lo largo de más de 500 años con una variedad de materiales y técnicas de manufactura, por ello las condiciones de conservación específica de cada pieza van en relación con su materialidad, afectaciones provocadas por las condiciones medioambientales y su contexto histórico.

Una vez realizada la selección de piezas para exhibirse en el Museo Banco de México, se tomó la decisión de contar con la asesoría de especialistas en restauración para obtener un diagnóstico del su estado de conservación de las piezas y de los espacios que las albergarían. Mediante una revisión visual, mediciones de temperatura y humedad, además de continuas reuniones con el área de control de colecciones, curadores, museógrafos y autoridades del Museo, se determinaron las acciones a seguir para procurar las condiciones más adecuadas para la estabilidad y el resguardo de la colección.

Este análisis arrojo como resultado una propuesta de medidas preventivas de conservación de las piezas en exhibición y en guarda, así como se detectaron aquellas piezas que requerían un proceso de restauración especifica. El objetivo de esta intervención fue mejorar su legibilidad, sus detalles y volúmenes, respetando en todo momento su apariencia de antigüedad, así como eliminar cualquier elemento nocivo tanto para su lectura como para su estabilidad material.

Con esta actividad las áreas encargas del control y resguardo de la colección numismática mostró el compromiso de apegarse a los estándares internacionales de conservación preventiva y restauración que deben considerarse para un efectivo resguardo y conservación de la principal colección numismática a nivel nacional.

Pre montaje de la colección numismática.

Una actividad que permite eliminar y corregir los riesgos de deterioro de las piezas numismáticas, y evitó retrasos de la etapa de montaje del Museo Banco de México.

En paralelo a los trabajos para acondicionar los nuevos espacios expositivos del Museo Banco de México el grupo multidisciplinario conformado por el área de control de colecciones, museógrafos, curadores, restauradores, técnicos en museografía y las autoridades del Banco tomaron la decisión de iniciar las labores de pre montaje parciales previas al montaje de la colección numismática en las salas. Las prioridades fueron la conservación de las piezas; la apariencia de los contenedores y bases de objeto que mostraran una visibilidad estética acordes a los estándares que estableció el Banco; revisar el sembrado de piezas para verificar que estuviera alineado a los discursos museológico y museográfico, además de respetar y cumplir con las medidas de seguridad para salvaguardar a la colección.

Diversas fueron las actividades, siendo relevante la participación de las restauradoras y el equipo de técnicos de montaje para aplicar tres de las principales medidas de conservación preventiva previas al montaje en sala:

  1. Verificación de los materiales de primer contacto, es decir aquellos que tienen contacto directo con las piezas, los cuales deben ser libres de ácido, no liberar vapores orgánicos o ácidos, suaves al contacto con la pieza, además de no desprender componentes que se adhieran a la pieza.
  2. Manipulación con guates de diferentes materiales dependiendo del tipo de pieza. Nunca usar guantes de látex o manos desnudas.
  3. Revisión de soportes, colocación de topes y materiales para evitar su vibración, deformación y roturas.
  4. Análisis de las características del mobiliario museográfico equipado con detectores y minimizadores de condiciones medioambientales adversas o que identifiquen de manera oportuna cualquier variación de las condiciones ideales y actuar a favor de la conservación de las piezas.

Las actividades de pre montaje permiten la detección prematura de factores que alteren y provoquen deterioros irreversibles. Ahorrar tiempo y permite hacer las adecuaciones necesarias antes del montaje en sala.